Podría directamente escribir los ingredientes de una receta que a mi me pareciese interesante o fácil de preparar y después escribirte los pasos a seguir, tu la leerías y decidirías si te gusta o no, o directamente la descartarías, tal vez si te escriba algún consejo sería mas fácil, pero, removamos un poco la conciencia antes de empezar.

\r\nEn cocina hay dos preguntas muy importantes que el cocinero siempre se genera y en este punto todos somos cocineros: tu madre, tu tía, tu abuela, tu padre y tu. Una, la mas sencilla de responder es “¿cómo?”, ¿cómo hago una receta?, ¿cómo hago una pizza?, ¿cómo hago una paella?; sencillo, como la hace mi madre, o seguimos una receta y lo conseguimos. Seguimos los pasos de la receta y llegaremos al final de ella, con un resultado malo, mediano o bueno dependiendo de nuestras habilidades y experiencia. Pero la pregunta más importante y de la cual se genera todo es “¿por qué?”, el porqué de las cosas es lo que nos llevará a un mayor conocimiento y mejores resultados en nuestras preparaciones: el “¿por qué tenemos que limpiar muy bien un pescado?”, el “¿por qué se agrega el aceite poco a poco en una mayonesa?”, el “¿por qué precalentamos el horno antes de introducir algo en él?”…\r\n\r\nCuando nos respondamos al porqué de las cosas el resultado de lo que cocinemos será poco a poco mejor, porque nuestro conocimiento crecerá y este conocimiento nos ayudará a solucionar fallos, además de que seremos más conscientes de cómo comemos y por qué comemos. Interesémonos un poco más por nuestra alimentación, su historia, su procedencia, su evolución y cómo podemos mejorarla.\r\n

Y sí, de esta manera a lo mejor algún día nuestras lentejas serán mejores que las de nuestra madre o el arroz con leche será mas bueno que el de nuestra abuela y disfrutaremos más a la hora de sentarnos a la mesa.

\r\nEsta revista va de Alicante y lo que pasa en ella, pero hay más en Alicante aparte de bares y extranjeros. Yo soy uno de estos últimos y, además, cocinero y qué mejor que un cocinero mexicano para hablarte de un producto que ya lleva un tiempo en los supermercados, mercadillos y fruterías de la ciudad y que, por ser un producto importado, no lo usamos o compramos correctamente. Estoy hablando del gran aguacate, ese fruto negro de piel dura que muchas veces está tan verde y duro que no sabes si usarlo de pisapapeles o usarlo para partir nueces. ¡Pues aquí te van unos consejos para que no te quedes con un bonito recuerdo de la frutería del Mercado Central!\r\n\r\nPrimero, si compras un aguacate verde (rollo duro, duro), ten paciencia porque va a tardar un rato en madurar y si lo compras verde nunca, pero nunca, se te ocurra guardarlo en la nevera. Esto rompería el proceso de maduración del aguacate y se quedaría duro como una roca el resto de tu vida.\r\n\r\nVale, ya compraste un aguacate verde, ¿qué puedo hacer para madurarlo?. Envuélvelo en papel periódico y déjalo en un lugar templado, por ejemplo el horno ese debajo de los fuegos que nunca usas y donde apilas las sartenes, o encima de la nevera que con el calor que desprende el motor ayudará a que en un par de días esté maduro.\r\n\r\nSegundo, si quieres comprar un aguacate maduro o listo para usar, coge el aguacate como si fuera un huevo y aplasta ligeramente. Si los extremos del aguacate se hunden, yeahhhhh… tenemos un aguacate maduro listo para usar.\r\n\r\nTercero, intenta comprar aguacates que tengan el mismo color en todo el fruto, ósea que no este rayado o tenga diferentes tonalidades, esto también nos ayuda a no errar en nuestra selección.\r\n\r\nCuarto, el aguacate tiene un nudo, vamos, lo que lo sujeta a la rama. Vale, pues quitar este nudo nos ayudará a ver el aspecto que tendrá nuestro aguacate por dentro. Si quitamos el nudo y observamos que está completamente verde, tenemos un 95% de probabilidades de que tener un aguacate en óptimas condiciones. Si al quitar el nudo vemos que tiene rayas o alguna tonalidad marrón existe un 45% de probabilidades de que este va a ser el aspecto en su interior.\r\n\r\nDicho esto, no seas pesado y no vayas a quitarle todos los nudos al frutero, ¡no queremos que salgas en el periódico porque tu frutero te dio una paliza!\r\n\r\nPersonalmente recomiendo los aguacates del Mercadona, los que van en paquetes de 3 o 4; ¡¡¡¡no sé cómo lo hacen pero estos casi siempre están perfect!!!!\r\nguacamole\r\n\r\n \r\n\r\nVenga, va… y ya que estamos, aquí te va la receta de un guacamole. Sí, un guacamole fácil y sencillo. De antemano te digo que el único secreto que hay es tener una buena materia prima, vamos, unos aguacates cojonudos.\r\n

Necesitarás:

\r\n

    \r\n

  • Aguacates: 2 uds.
  • \r\n

  • Tomate pera picado: 1 ud.
  • \r\n

  • Cebolla tierna picada: ½ ud.
  • \r\n

  • El zumo de 2 limas.
  • \r\n

  • Cilantro troceado ½ mjo (15 grms, a ojo).
  • \r\n

  • Sal y pimienta al gusto.
  • \r\n

  • Aceite de oliva extra virgen: un chorrito.
  • \r\n

\r\nPartes los aguacates, retiras el hueso y, con ayuda de una cuchara, retiras la pulpa del aguacate y la colocas en un bol.\r\n\r\nCon un tenedor lo machacas, preferentemente no muy machacado, agregas los demás ingredientes y mezclas. El guacamole tiene que estar bien de lima, bien de cilantro y… ¡hala!, ya lo tienes, un riquísimo guacamole bien chido wey!!!!!!!!!!!!!\r\n\r\n \r\n\r\n


Comentarios

comentarios