Allá por la década de 1930, después de plantearse la crisis económica del 29, empieza a comercializarse un estilo de música con una fuerte influencia europea y de Music Hall, junto a los aspectos más asimilables del jazz y la aceptación de gran parte de la burguesía blanca estadounidense. El Swing se convierte en Mainstream (Estilo Nueva York), con nombres tan notables en la historia de la  música como  Benny GoodmanFletcher Henderson, Duke Ellington o los saxofonistas Johnny Hodges y Benny Carter. Junto a la trayectoria de locales tan emblemáticos como el Cotton Club (que desde 1923 daba cabida a artistas de la talla de Ella Fitzgerald, Louis Armstrong, Nat King Cole o Billie Holiday) no es de extrañar que casi cien años después y en una de las crisis económicas mundiales más fuertes de las últimas décadas el Swing vuelva a convertirse en uno de los estilos musicales más de moda. Generalmente, cuando hablamos de moda no sólo se habla de una tendencia musical si no que transciende a todos los ámbitos posibles, eso significa que no sólo aparecen nuevos grupos musicales, también reaparecen estilos de vestir, se reinventa la decoración y por supuesto estilos de baile.\r\n\r\n \r\n\r\nEste sábado 4 de marzo una apasionada de la época dorada del Swing, Raquel Limiñana decide abrir un espacio dedicado a dar a conocer al gran público la cultura del baile de los años 30 y 40 a través del Swing, el Jazz, el Blues, etc.. haciendo una apuesta muy arriesgada, ya que no solo podréis ir a tomar una copa acompañados de  Glenn Miller si no que también es un espacio donde podréis aprender a bailar Lindy Hop o Claqué, deleitaros con conciertos en directo o aprender a haceros una pajarita o un peinado de la época.\r\n\r\n \r\n\r\n \r\n\r\nEste sábado Swingvergüenzas abre sus puertas.

Comentarios

comentarios