“Toda mi vida tendré que depender de las pastillas para ser mujer” (Lydia Na)\r\n\r\nee\r\n\r\n \r\n\r\nEl fotógrafo Paco Candela y la artista Lydia Na publican “Work in progress”, un fotolibro que muestra la transexualidad a través de textos autobiográficos y simbólicas fotografías. \r\n\r\n \r\n\r\nMuéstreme su DNI. Ahí, donde indica “sexo”. Tiene una F o una M. Es fácil responder a la pregunta, a veces. No supone ningún problema, a veces. Si no te identificas con tu sexo, tienes un problema. Tienes que explicarte. Por suerte, Lydia Na (artista multidisplinar, coautora de este libro, transexual y lesbiana, entre otras muchas cosas) no ha vivido ningún incidente con su DNI, como les ocurre a muchas personas transgénero en la actualidad. Paco Candela pone el objetivo en el proceso que vive Lydia y lo inmortaliza tras un velo de colores fríos que convierte su trabajo casi en obra pictórica. El cuerpo de Lydia está cambiando, a sus más de 30 años, y lo hace para convertirse en quien siempre ha querido ser. Un proceso interior y exterior que podemos conocer gracias a “Work in progress”: Lydia aporta con sus textos la experiencia y los sentimientos por los que atraviesa, convirtiendo en arte un camino que no siempre ha sido fácil.\r\n\r\n \r\n\r\n¿Cómo nace la idea de “Work in progress”?\r\n\r\n \r\n\r\nLydia: Paco y yo somos amigos desde hace algunos años. Allá por el mes de mayo, charlando como solemos hacer, surgió la idea de trabajar en un proyecto artístico que fuera a la vez divulgativo y permitiera dar a conocer cómo vive el proceso de cambio un transexual. Eliminar la idea de que todos los transexuales somos drogadictas, putas o llevamos una vida sórdida nos parece fundamental.\r\n\r\n \r\n\r\nPaco: Como fotógrafo me interesaba mucho plasmar, siempre de una manera nada obvia, más bien insinuada o sutil, cómo Lydia vive su cambio y relacionarlo con sus textos. Aunque nosotros siempre tuvimos claro que no queríamos influir en la faceta del otro: Lydia escribía sus pensamientos y emociones y yo hacía las fotografías de forma independiente, sin interferir para nada uno en la creatividad del otro. Queríamos ser lo más libres posible, pese a que el resultado sea de conjunto.\r\n\r\n \r\n\r\n¿Alguna fotografía no ha sido incluida porque a Lydia no le gustaba o habéis tenido un criterio parecido? ¿Has usado photoshop para “idealizar” alguna imagen?\r\n\r\n P.: No hay photoshop en ninguna fotografía. Hemos querido plasmar con total naturalidad el cuerpo. Sí ha habido alguna fotografía en la que Lydia no se veía demasiado favorecida y no la hemos publicado. Hicimos muchísimas fotos, había dónde elegir.\r\n\r\n \r\n\r\nL.: De hecho, elegimos cada uno por nuestro lado qué fotos nos gustaría asociar a cada texto y al ponerlo en común nos dimos cuenta de que coincidíamos en un 80%. El nivel de compenetración ha sido muy alto.\r\n\r\n \r\n\r\nPodría parecer que el caso de Lydia es atípico dentro de la transexualidad. Decía Carl Gustav Jung que lo que niegas te somete y lo que aceptas te transforma. Eso mismo le ocurrió a Lydia. Siempre se sintió mujer pero pertenece a una generación donde no era fácil ponerle nombre e iniciar la lucha. Demasiadas presiones y obstáculos en una España que todavía vivía sumida en el franquismo. El proceso de cambio de Lydia empieza hace apenas 2 años, en plena madurez, lo cual le ha obligado a iniciar una nueva vida cuando ya tiene tras de sí un largo recorrido.\r\n\r\n \r\n\r\nLydia, ¿cuándo empiezas a ser consciente de que estás en el cuerpo equivocado? ¿Encontraste apoyo? \r\n\r\n \r\n\r\nL.: Siempre lo supe, de hecho los primeros textos del libro se remontan a mi infancia o adolescencia. Las presiones sociales y familiares me hicieron aislarme y no afrontar el proceso. De hecho, en la actualidad, mi madre no sabe que soy transexual. Es demasiado mayor y no lo entendería. En mis amigos cercanos siempre encontré apoyo cuando me decidí a dar el paso, hace unos 2 años. Cambié mi vida radicalmente. Ya era otra persona. Agregué a muchos de mis amigos a mi nuevo Facebook y muchos no sabía quién era hasta que se lo expliqué.\r\n\r\n_d7077912\r\n\r\n¿Conservas fotos de tu pasado? ¿Te cuesta mirarlas?\r\n\r\n \r\n\r\nL.: No reniego de mi pasado. Las fotos más difíciles para mí no son las de la infancia, sino las de mi adolescencia, cuando el cuerpo está cambiando. Pero las guardo todas, de hecho, serán necesarias para el próximo proyecto que tengo con Paco.\r\n\r\n \r\n\r\nEl tratamiento de las fotografías es muy simbólico, algunas recuerdan a cierta iconografía cristiana y la luz también es muy particular, nada estridente. ¿Qué estética queríais transmitir? ¿Es el modo habitual de fotografiar de Paco o se adaptó de alguna manera al tono del libro?\r\n\r\n \r\n\r\nP.: Buscábamos que el trabajo fuera muy metafórico. En una fotografía en concreto, donde se ve el brazo de Lydia “sangrando”, mucha gente me pregunta por qué no es rojo sino negro y yo respondo que Lydia, como escritora, sangra tinta. A este tipo de metáforas me refiero. La luz también ha sido buscada especialmente para dar un halo particular, en tonos fríos. Si te fijas, es una evolución donde sólo en la última foto se le aprecia el rostro entero. Queríamos jugar con la idea de no mostrar hasta el final quién es ella en su totalidad, insinuar mucho.\r\n\r\n_d7066102\r\n\r\n \r\n\r\n¿Cuándo culminará el proceso de transformación? \r\n\r\n \r\n\r\nL.: El proceso no acaba nunca. Toda mi vida tendré que depender de las pastillas para ser mujer. Mi intención es operarme, cuando pueda, para sentirme totalmente realizada. Al principio tenía miedo porque te dicen que con el tratamiento hormonal puedes sufrir altibajos emocionales, puedes convertirte en algo así como “bipolar”, pero en mi caso todo está yendo bien. Me noto incluso menos nerviosa y alterada que antes. El único cambio que he sentido es que ya no me cuesta llorar. Estuve muchos años sin llorar porque me había acostumbrado a no demostrar cuándo algo me duele. Pero llorar es una catarsis.\r\n\r\n \r\n\r\n¿Estás de acuerdo con la expresión “mujer completa”?\r\n\r\n \r\n\r\nL.: Mujer completa…es muy gráfica, sí. Aunque a una mujer de nacimiento no se le llama “mujer completa”.\r\n\r\n \r\n\r\nP.: Quizás sería más ajustado el término “mujer-mujer”.\r\n\r\n \r\n\r\nL.: Para mí la palabra “transexual” sólo define el proceso, debería usarse la denominación “mujer” incluso en las personas que deciden no operarse, simplemente cuando consideran que han llegado a ser quien quieren ser: mujeres, en nuestro caso.\r\n\r\n \r\n\r\nNo dejamos de ver casos de agresiones homofóbicas, transfóbicas…en los medios, ¿has tenido alguna vez miedo andando por la calle?\r\n\r\n \r\n\r\nL.: Personalmente nunca he sentido temor cuando he ido por la calle. Por mi aspecto, la mayoría de veces si no hablo casi nadie se da cuenta de que soy transexual. He intentado hacer mi voz más fina o aguda para que parezca más femenina pero me siento ridícula, me obliga a fingir todo el tiempo y quiero liberarme de eso. Aunque yo no haya tenido ningún incidente violento, soy consciente de toda esta ola de transfobia, sobre todo entre los jóvenes. Se está retrocediendo mucho en ese sentido. Siento que no hemos avanzado absolutamente nada o que se está perdiendo la poco que pudimos evolucionar en el pasado. Por razones de interculturalidad, educación, drogas…los jóvenes son cada día más intolerantes y violentos. Debemos cambiar esto desde la acción política.\r\n\r\n \r\n\r\n¿Qué mensaje quiere transmitir “Work in progress”?\r\n\r\n \r\n\r\nP.: Aunque suene muy manido, el mensaje es que hay que aprender a querernos como somos. Y Lydia lo está haciendo día a día. El otro día una amiga mía, muy conservadora, tuvo la oportunidad de leer el libro y me escribió muy emocionada porque decía que le hemos abierto los ojos a una realidad que desconocía. Y que lo hemos hecho de una manera clara y nada agresiva. Esa es la reacción que queremos conseguir.\r\n\r\n \r\n\r\nL.: Quizá hemos encontrado una forma de llegar a todo el mundo. Esto ha superado todas nuestras expectativas.\r\n\r\n \r\n\r\n¿Creéis que va a llegar un día en que ser transexual u homosexual no te convierta automáticamente en activista? ¿Podréis bajar la guardia en algún momento?\r\n\r\n \r\n\r\nP.: Esto no depende de nosotros, es algo de la sociedad en su conjunto. Lo que sí te puedo decir es que te tiene que dar exactamente igual lo que digan de ti. Buscar tu propia felicidad.\r\n\r\n \r\n\r\nL.: Activistas somos desde el momento en que salimos a la calle. No puedes bajar la guardia en ningún momento porque siempre va a haber alguien señalándote. Yo siempre digo que todas las personas somos iguales y que mis puños son tan fuertes como los tuyos. El buenrollismo está muy bien pero están masacrando a gente. Ya está bien de aguantar pensando que ya se cansarán y poner la otra mejilla. Yo no soy Gandhi ni tengo por qué serlo. Hay que enfrentarse y no dejarse intimidar por nadie.\r\n\r\n 

Comentarios

comentarios