Lunes 26 de septiembre\r\n\r\nHace 33 años nació mi hermana. En todo el día no logro hablar con ella, pero nos escribimos en público y privado. Un hermano es historia compartida; dos ángulos narrativos de una serie de acontecimientos. Me apetece abrazarla muy fuerte y darle besos como si fuésemos niñas.\r\n\r\nMartes 27 de septiembre\r\n\r\nCelebramos a Ale en una comida familiar en El Portal, uno de nuestros restaurantes favoritos. Hablamos de política y de sociedad, revisamos conceptos y principios que han constituido nuestro aprendizaje moral. Internamente celebro también a mi familia y me siento afortunada.\r\n\r\nPor la noche, junto al nuevo administrador y al presidente de la comunidad, examinamos la marca del tiempo en el edificio. A su manera, un edificio es un organismo vivo que envejece y necesita curas periódicas. El aljibe emula un río subterráneo con azulejos blancos.\r\n\r\nMiércoles 28 de septiembre\r\n\r\nNo sé qué ha pasado hoy. Tan solo que a la vuelta del teléfono, alguien me calma.\r\n\r\nJueves 29 de septiembre\r\n\r\nVamos a Valencia por la carretera del Alcoy. Repito muchas veces “qué maravilla, qué preciosidad”. Le obligo a observar el paisaje y su cuerpo rocoso; cómo ha virado la escena. Donde hace una hora, una mancha amarrilla arenisca, ahora un cuerpo gris y severo. Me imagino sentada al pie de una de las montañas, viendo surgir su todo a través de la historia y aplaudiendo el acontecimiento del suelo que pisamos.\r\n\r\nHemos ido al II Congreso de Gestión Cultural en el IVAM de Valencia. Resulta muy interesante aunque observo que muchos de los inconvenientes con los que se encuentra la gestión cultural son muy similares a los que encontramos desde el ámbito educativo. Además de la escasa o nula financiación, hay un aspecto que tiene que ver con la vertiente social que tiende a fallar, y que a mi entender es el que puede hacer que un proyecto sea verdaderamente asumido por la comunidad a la que se oferta. ¿Por qué es tan raro ir a un museo o a una biblioteca a día de hoy?\r\n\r\nDe regreso, confundo Alicante con Albacete. Menos mal que siempre se puede rectificar.\r\n\r\nViernes 30 de septiembre\r\n\r\nAsisto a la primera sesión de las II Jornadas Palabras Azules. Es un blog que sigo desde hace años que empezó utilizando la escritura creativa para trabajar diferentes contenidos del currículum, y se ha convertido en un blog imprescindible. Atiendo entusiasmada, fascinada a las ponencias de Ana Galindo y Dolores Todolí.\r\n\r\nSábado 1 de septiembre\r\n\r\nMe cuesta madrugar y no permanecer en el pijama al menos una hora después de despertarme.\r\n\r\nHoy es la segunda sesión de las Jornadas y está organizada en talleres. En el primer turno, acudo al taller de Mariví Casado Palabras azules. Un tesoro en tus manos. ABP y competencia lingüística”; y a segunda hora al taller de Elisa Tormo, Pasaporte lector: viaje a la creatividad, la lectura y la escritura”. Anoto muchísimas ideas para poder llevar a mis aulas. Me entusiasmo, me emociono, creo.\r\n\r\nHa merecido la pena madrugar, al fin y al cabo.\r\n\r\nDomingo 2 de septiembre\r\n\r\nUna mañana perfecta en Murcia: desayunamos en la plaza de las flores y visitamos el Museo Ramón Gaya. Sus trazos, mínimos y limpios, son conmovedores. Desde que visito con más frecuencia esta ciudad, voy descubriendo su obra artística y literaria. Quedo con ganas de comprar la edición de sus obras completas en Pre-textos, pero algo me dice que no tardaré en hacerlo. Su discurso es el de la esencia.\r\n\r\nEn el museo hay una escalera de caracol iluminada por grandes ventanales. Termina como se terminan las piruetas.\r\n\r\nAl mediodía, me coge una tristeza de rotura. Me ocurre cuando veo algo que no me gusta. ¿Será una proyección de mis carencias? Puede ser. La cosa es que hay un camarero que no parece ser camarero y se esfuerza en ser eficaz y no molestar a los demás, en una estrecha barra.  Lloro con el ruido de una rasgadura de hojas. Alguien rasga papeles en una de las habitaciones de mi ser.

Comentarios

comentarios