Desde hace unos años, algo se mueve en la ciudad de ALC. A pesar del empeño del anterior gobierno del PP en convertir la ciudad en un erial, las iniciativas ciudadanas y privadas han conseguido tejer, con mucho esfuerzo, un entramado cultural que tiene pinta de estar en proceso de consolidación.\r\n\r\nPor suerte, en las últimas elecciones municipales, el PP pasó al banquillo y la nueva concejalía de Cultura, como otras nuevas concejalías, han mostrado una actitud hasta ahora desconocida en la ciudad. Estábamos acostumbrados a la opacidad y aislamiento de la institución, a que el dedo del concejal de turno designara quién exponía y quién no, quién actuaba y quién no. Ahora la actitud y la aptitud son otras. Hay transparencia y acceso a la institución. Las convocatorias para exponer en lugares como la Casa Bardín, La Lonja, Las Cigarreras o cualquier otro espacio municipal son públicas, transparentes, y hemos podido constatar la voluntad de seguir el manual de buenas prácticas profesionales en las Artes Visuales. También se han cometido errores, pero hemos visto rectificaciones y, en cualquier caso, tenemos que considerar que la alternativa a esto ya la hemos sufrido durante décadas.\r\n\r\nEstamos en un punto en el que tenemos la capacidad de influir en el modelo de ciudad que queremos, es nuestra responsabilidad no dejar pasar la oportunidad de opinar y actuar para contribuir a la transformación de Alicante en algo más que en un container de veladores. En este contexto es en el que me gustaría hablar del Cine Ideal, un edificio emblemático de la ciudad que en la actualidad se ha convertido en un criadero de ratas y gatos y que está dejado de la mano de sus propietarios. El edificio está en venta. En los últimos años hemos tenido algunas noticias acerca de su posible destino. Parecía que iba a adquirirlo INDITEX para convertirlo en otro de sus mostrencos y, si nadie hace nada, ése será su destino más probable: convertirse en otra tienda de ropa fabricada por niños esclavos o en un hipermercado chino. Algunos preferimos que se convirtiera en un edificio público, que se declare patrimonio cultural de la ciudad y que se le dé un uso que incluya, entre otras cosas, el de subsede de la Filmoteca Valenciana. Existe una plataforma abierta en la que se puede participar, con página web http://www.hagamosnuestroelcineideal.org, con la que Cultura ha mantenido ya algunas reuniones.\r\n\r\nRecientemente, hemos podido leer en La Verdad que la concejalía de Cultura quiere comprar el inmueble para convertirlo en una subsede de la Filmoteca Valenciana y en un espacio cultural polivalente. La intención de Cultuta es que sea el Ayuntamiento quien compre el inmueble y la Generalitat quien lo rehabilite para su uso municipal. Casi la mitad de lo que se pide por el edificio ya se ha obtenido en al venta de un edificio municipal en la calle Mayor, la idea es conseguir lo que queda con la venta de otros edificios.\r\n\r\nEsperemos que así sea porque es ahora o nunca.

Comentarios

comentarios