El Festival de Cine de Sant Joan d’Alacant celebrará su decimoséptima edición desde el 6 al 13 de mayo. Pero antes están llevando a cabo el ciclo “Nuevo Hollywood”, en homenaje a los 50 años de “Bonnie & Clyde”, con las proyecciones de “Easy Rider” (Dennis Hopper, 1969) el 3 de abril; “El Graduado” (Mike Nichols, 1967) el 10 de abril; “La última película” (Peter Bogdanovich, 1971) el 18 de abril; y “Bonnie & Clyde” (Arthur Penn, 1967) el 24 de abril.

Además, este año estrenan nueva dirección. Estuve charlando con Toni Cristóbal, director del festival. Tras las ediciones dirigidas por Javier Ballesteros, quien “ha dejado una impronta que hace al festival propenso a seguir creciendo”, Toni Cristóbal y sus directores adjuntos, José Martínez Trigueros y Antonio Ruzafa, pretenden seguir una línea continuista. “Sobre todo en cuanto a objetivos y principios del festival” pero siempre tratando de superarse a nivel de comunicación y contenidos.

Habrá también un nuevo jurado, formado mayoritariamente por mujeres. Algo novedoso en el ámbito de la crítica, que suele estar copado mayoritariamente por hombres. Pretenden ir variando el jurado cada año, como hacen los grandes festivales. “Hemos tenido en cuenta que es productivo que haya una variedad de perfiles, siempre relacionados con el mundo audiovisual”. Así, este año cuentan con Begoña Soler, realizadora; Pepa Blanes, periodista; Guillermo López, docente; y Emma Caballero, actriz, la única que repite.

Este año han recibido nada menos que 870 cortometrajes, 150 más que el año pasado, un récord para ellos. “Quiere decir que la gente hace cortometrajes. El cortometraje es cada vez más accesible. Y ésta es la base que necesita el cine de cualquier país: tener todos los años un número de trabajos que indiquen que el cine, en este caso en España, está muy vivo y hay mucha gente tocando a la puerta para poder dedicarse a esto”, reflexiona Toni.

El festival ha revalidado el sello de Calidad de la Asociación de la Industria del Cortometraje. “Lo valoramos muy positivamente porque es un sello que se entrega a festivales que cuidan el cortometraje y que cuidan de la profesionalización del sector”.

Cabe destacar también su vinculación con la Universidad Miguel Hernández. “Patrocinan el premio de Escuelas de Cine, de toda España. De escuelas como la ESCAC o la ECAM llegan cortos de mucha calidad”. La UMH ha tomado el relevo de lo que fue Ciudad de la Luz en cuanto a formación cinematográfica en la provincia, lo que hace “indispensable tener una relación y una comunicación directa con ellos. Hemos estado allí presentando el festival a los alumnos de Comunicación Audiovisual. Y esperamos que desde allí se haga difusión de nuestra actividad. Creo que nuestra relación beneficiará a ambas partes”.

Para terminar, Toni Cristóbal destaca que “los festivales tenemos la responsabilidad de defender el cortometraje. No es una división inferior. Es un formato y un género en sí mismo, es válido para contar muchísimas historias y para presentar muchísimas realidades. El cortometraje no es sólo un trampolín y no debería estar marginado a nivel comercial. Debemos aprovechar el talento que tenemos en España. Tenemos cortometrajistas con trabajos que no están por debajo de lo que se hace en ningún otro país y deberían valorarse muchísimo más.”. Así sea, Toni.

Comentarios

comentarios