El diccionario de la RAE define Crítica como “el arte de juzgar y evaluar las cosas”. Arte se entiende, en ese mismo diccionario como el “acto mediante el cual el hombre -machista que nos ha salido la RAE- imita o expresa lo material o lo invisible, valiéndose de la materia, de la imagen o del sonido, y crea copiando o imaginando.”\r\n\r\nTodo este rollo diccionarista es para decir que, cuando leemos en un medio una crítica de arte, esperamos que el crítico, en este caso la crítica, juzgue (otra vez recurro a la RAE: Juzgar es “deliberar, quien tiene autoridad para ello, acerca de la culpabilidad de alguno, o de la razón que le asiste en un asunto, y sentenciar lo procedente”), y no que se ensañe desde sus bajas pasiones y sus más ocultos instintos a poner en público toda su mala leche, agria por el paso de los desamores y espesada por sus resentimientos.\r\n\r\nEntre la crítica y el devenir poco acertado\r\n\r\nHENRY MICHAUX. Mouvements\r\n\r\nMe refiero a Guillermina Perales, quien al final de su artículo del 24 de agosto del 2016 titulado “Y el final del verano” (http://bit.ly/2c3qBKs) publicado en Información dice: “estamos bajo mínimos” y es verdad, en esa categoría está la apreciación artística de ésta no formada en bellas artes, ni historia del arte ni en nada parecido; sí, leyó bien, en nada parecido, y según “me informan” tampoco en nada distinto, hechos que no puedo ratificar ni negar porque su currículo no existe en Internet y menos en alguna asociación de críticos.\r\n\r\nCabe añadir que un comentario asiduo de los artistas es que ella no escribe sino que alguien muy cercano le dicta lo que debe escribir… De lo que habría que dilucidar que copia mal o que la “mala leche” es conjunta con su “dictador”.\r\n\r\nUn texto que, como dice el dicho popular, “no tiene desperdicio”, pero que bien podría afirmarse que es todo un desperdicio de tinta y de espacio en un medio de comunicación que pretende informar.\r\n\r\nEn Alicante, en cultura todo se hace mal\r\n\r\nSegún se desprende de la lectura de “Y el final del verano”, en Alicante en cultura todo se hace mal; en especial desde que ella no recibe apoyos económicos, lo desprendo yo.\r\n\r\nLo que según esta “crítica” se presenta en estos momentos en la ciudad es “un producto que no es significativo de la profesionalidad de los artistas de Alicante, ni mínimamente representante de la experimentación que se está desarrollando en esta provincia o ciudad, sino un producto que en su mayoría refleja lo amateur, lo circunstancial, en cuanto a la reunión absolutamente convencional, un hueco, un vacío en una programación cultural falta de iniciativa, de criterio…”\r\n\r\nExtraña idea porque en la Sala de exposiciones de la Lonja del pescado estaban exponiendo algunos de los artistas que ella misma promovió en “arte 21”; lo hacían en la expo del II Encuentro Internacional de Arte Mediterráneo de Alicante, junto a artistas de Marruecos, Argelia, Turquía y Siria.\r\n\r\nAdemás en la Lonja está Pepe Blanco con su exposición “Color y Geometría”, comisariada por Pilar Tébar. En cuanto a fotografía, en parte tiene razón, hay un popurrí de novatos junto a consagrados y noveles fotógrafos ganadores de importantes premios nacionales e internacionales e incluso los ganadores del Premio Internacional de Fotografía de Alicante; pero igualmente cabe destacar que la Lonja como espacio social de arte abre sus puertas a proyectos expositivos que presentan asociaciones culturales de la ciudad y personas que cumplen las basen y pasan el filtro de una comisión de artistas.\r\n\r\nDe la obra expuesta en el MACA, de la que Guillermina dice que es “una exposición con muy poco atractivo que no proyecta una imagen en el ámbito internacional”. Allí actualmente se presenta, entre otras, ‘Heterotopías’. Colección CIRCA XX, colección de Pilar Citoler, referencia indiscutible del coleccionismo en España, quien desde los años 70 y a través del contacto directo con artistas y galerías, se ha hecho a las mejores piezas para su colección. Piezas que son referencia indiscutible del coleccionismo en España, Citoler persigue desde los años 70 y a través del contacto directo con artistas y galerías, las mejores para su colección; de ésta en Alicante se expone, por ejemplo, a Luis Gordillo, Elena Asins, Eusebio Sempere, Andi Warhol, Atsuko Tanaka, artistas que no dan la talla internacional ni nacional que Guillermina exige.\r\n\r\nComo tampoco parece tenerla Mar Solís, una de cuyas esculturas se puede visitar en el MACA y quien presentó su Performance “Tiempo en 8” en el que se funde la danza contemporánea con la escultura. Mar tiene obra en museos y galerías de tres continentes y es ganadora de varios premios nacionales e internacionales.\r\n\r\nLa critique est aisée, mais l’art est difficile\r\n\r\nLUIS GORDILLO_ Budismo Tecnológico B_ 2005_06\r\n\r\nCabe decir aquí que en el verano Perales parece cometer más errores que de costumbre, ya es conocida de todos las polvaredas que levantó con su texto del 7 de mayo del 2015 y con muchos otros horrores en los que incluso habla de sus apadrinados, algunos de los cuales al leerla quedan igualmente a punto de infarto con su apreciaciones.\r\n\r\nPara no caer en una crítica similar a las de la citada crítica de arte, para concluir me soporto en otras apreciaciones. Sobre la emocionalidad mal encaminada y la falta de criterio de Guillermina, Miguel Hernández se refirió a uno de sus escritos como sus “cojones del alma” y Juana María Balsalobre dijo acerca de sus colaboraciones en los medios, que éstas no están “fundadas en una trayectoria significada ni avalada por los conocimientos técnicos” –carencias que percibo en su texto-.

Comentarios

comentarios