\r\n\r\nLunes 7 de noviembre\r\n\r\nEl invierno llega de golpe. Sin tiempo de transición. Me intento decir que si no quiero tener frío, no lo tendré. Pero, un año más, esta estrategia sigue sin funcionarme y me cubro de capas. Se me hace costoso salir de casa, salir de la cama, salir de mí.\r\n\r\n \r\n\r\nMartes 8 de noviembre\r\n\r\nJuan F. Navarro, es matemático y artista, y hoy se inaugura en Casa Bardín, la exposición Fabrication of (non)sense, comisariada por Milagros Angelini. Voy entusiasmada a la inauguración, junto a otros compañeros de la revista Vaho, donde él también es colaborador.\r\n\r\n \r\n\r\nSu discurso me parece fascinante y no deja de asombrarme la sencillez con que él lo plantea. En la exposición, a partir de una teoría matemática, en un lenguaje incomprensible para todos aquellos que no manejamos los códigos propios de este campo, Juan indaga en la idea de lo ficcional. Aquí, la exactitud matemática se convierte en un territorio resbaladizo y connotativo en su manera de significar. Y así mismo, a través de la ficción posible que plantea, una teoría intencionalmente errónea que ha sido tomada como cierta, el autor pone en tela de juicio el sistema mercantilista de publicaciones en revistas y congresos científicos, y consecuentemente, el lugar, el denigrado lugar, que ocupa en la contemporaneidad la investigación científica. Pero, su exposición no se agota aquí; hay algo que me resulta ambiguo y que, por desconocimiento, no puedo comprobar. Esa teoría supuestamente falsa que ha sido considerada como cierta, tal vez sea certera y es el discurso lo que es impostura.\r\n\r\n \r\n\r\nMe voy con una sonrisa en la cara, sabiendo que Juan es un genio, que investiga, indaga y construye, y también es un niño, al que le gusta jugar y reírse.\r\n\r\n \r\n\r\nMiércoles 9 de noviembre\r\n\r\nCuando la debilidad. Cuando el cansancio.\r\n\r\n \r\n\r\nJueves 10 de noviembre\r\n\r\nLas siestas de invierno son una liturgia y hoy puedo cumplir con este rito. La calle se amortigua y me refugio debajo de una manta. Se me hace azul encima, por la tarde.\r\n\r\n \r\n\r\nViernes 11 de noviembre\r\n\r\nLos días del Club de Lectura son días de risas y gritos de felicidad. A partir de los relatos de Ramón Bascuñana y la sensación del realismo melancólico que parece atravesar su narrativa, terminamos hablando de la “maldad” o más bien, de si esta tiene un origen genético o se gesta en la educación emocional, familiar y social de la persona. Este es un debate que admite pocos grises. Recuerdo haber discutido por este tema en dos ocasiones anteriores: una primera, con mis amigos del Cine Club Golfa después de ver la película Tenemos que hablar de Kevin; en otra ocasión, con algunos compañeros del centro donde trabajo.\r\n\r\n \r\n\r\nEl vino lo amansa todo y no llegamos a las manos, aunque por el vocerío apasionado que nos envuelve, podría llegar a parecerlo.\r\n\r\n \r\n\r\nSábado 12 de noviembre\r\n\r\nAcudo con B. a la feria de fanzines Zorrosclocos (yo prefiero decir, Zorrostopos) que se celebra en El Cuartel de Artillería, de Murcia. Allí nos encontramos con el puesto de Rubén Gómez Radioboy y Mikel Motosierra, y nos hacemos con su fanzine Comida, que resulta muy divertido. Después, nos acercamos a la mesa de Ansia Lánguida, y también nos hacemos con sus ingeniosos y surrealistas fanzines y un par de postales. Acto seguido, conseguimos una pequeña joyita realizada en una caja de cerillas: Sir Dudley, de Guillermo Berman. Vemos amigos, charlamos, paseamos y el día se diluye lentamente.\r\n\r\n \r\n\r\nDomingo 13 de noviembre\r\n\r\nMe regala una fotografía de un paisaje que aunque es marino, podría no serlo, donde el mar es blanco y la tierra, fin. Es un lugar que es tiempo detenido. Me conoce. Conoce los territorios donde fantaseo. Sabe, sabemos, que muchas veces transitamos ficciones comunes. La fotografía es obra de Aíta Salinas, y formó parte de la exposición Cartas que llegan cuando ya no queda nadie.\r\n\r\n \r\n\r\nBusco, con cuidado, el mejor lugar de la casa para ubicarlo.\r\n\r\n 

Comentarios

comentarios