Dicen que una imagen vale más que mil palabras, y en estos tiempos de memes, vídeos virales, en estos tiempos en que nos esforzamos en decir lo máximo en las menos palabras posibles, es posible que esa afirmación esté más de moda que nunca. También es verdad que algunas imágenes hacen correr ríos de tinta por su impacto, su fuerza o por el debate que causan entre aquellos que las vemos. Y el nuevo logo, el rediseño de la marca turística de la ciudad de Alicante, que se ha presentado hace poco, es una de esas imágenes.\r\n\r\n \r\n\r\nUn logo que rompe con los tópicos que hasta ahora han poblado las marcas que han definido la identidad turística de esta ciudad. Ni letras multicolores, ni palmeras, ni referencia alguna a lo que esta ciudad es capaz de ofrecer (bueno sí, “City and beach”. Es evidente que somos una ciudad, y que tenemos playa. Más allá de eso, la nada). ¿Es adecuado el logo elegido? ¿Identifica a una ciudad como Alicante? ¿Qué ve en ese logo alguien que no conozca Alicante que le impulse a descubrir nuestra ciudad? Y ya, obviando todas estas preguntas, la más importante de todas: ¿El diseño de la marca de nuestra ciudad no debería ser algo tan importante como para no dejarlo en las manos de un concurso público para elegir un logo? Es decir, elegir el logo que nos va a representar como ciudad en las ferias turísticas en España y en el extranjero, debería formar parte de una estrategia en la que este sea una parte más del entramado. Nos podrá gustar más o menos, decir que los colores son más o menos acertados, que se parece al logo de una promoción de apartamentos turísticos, al de una emisora de radio o al de una fábrica de muebles de baño (sí, todo eso hemos podido leer sobre él) pero en definitiva, es un logo sin conexiones con el resto de acciones que se puedan llevar a cabo para la promoción de la ciudad. El logo “per se” no define la estrategia turistica del municipio, pero sí sería bueno tener clara esa estrategia a la hora de presentarse al concurso público. A mi entender, el diseño no puede ser un comodín que se puede adecuar a lo que queramos promocionar de la ciudad, sino que debería formar un todo con el proyecto estratégico de promoción.\r\n\r\n \r\n\r\nVeo que alguna entidad que otra se ha subido últimamente al carro de los “concursos públicos”, ya sea mediante el método de los likes en redes sociales (método que se revela totalmente ineficaz), ya sea como en este caso mediante el concurso público, y con un premio de 8.000 euros. Sinceramente, creo que el concurso público está bien y es adecuado para elegir un cartel que promocione las Hogueras, la Semana Santa o las Fiestas Tradicionales, pero creo que la promoción turística de nuestra ciudad debería formar parte de un estudio estratégico global, y no quedarse simplemente en el concurso para ver “qué diseño nos gusta más”, porque, señores, y para terminar con otro refrán, “para gustos, los colores”.

Comentarios

comentarios