\r\n\r\nLunes 12 de diciembre\r\n\r\nEmpieza la última semana lectiva del trimestre, la semana de las evaluaciones y los cierres. La siguiente será de actividades culturales y será el último empujón. Llego cansada después del puente.\r\n\r\n \r\n\r\nEn la reunión de la comisión transversal hablamos de varias cuestiones. Otra vez volvemos a poner de manifiesto la falta de una agenda cultural exhaustiva como lo hacía el portal Alacalle. Sale también el tema de la precariedad de los trabajadores de la cultura. La dignificación de este trabajo quizá sea la primera piedra para poder construir un proyecto de ciudad donde la cultura tenga un peso específico.\r\n\r\n \r\n\r\nMartes 13 de diciembre\r\n\r\nLa escritura administrativa puede con todas las demás escrituras. Tiene unos códigos propios, unos moldes muy ceñidos. No hay puntos de fuga en la escritura administrativa. Es de color gris.\r\n\r\n \r\n\r\nMiércoles 14 de diciembre\r\n\r\nLas evaluaciones tensan las palabras. Pasará.\r\n\r\n \r\n\r\nPor la tarde acudo a una reunión de varios miembros de todas las comisiones del Consejo Local de Cultura. Salgo con una sensación ambivalente, como si, en este ejercicio de apertura del ayuntamiento hacia la ciudadanía, algo cojease. Como si desde las comisiones, donde estamos apuntados de manera voluntaria y gratuita, debiésemos desempeñar unas funciones que antes asumían una serie de asesores remunerados. Salgo con una sensación de sí pero no.\r\n\r\n \r\n\r\nTomo un café con mi amigo A.d.M. que, al comentarle mi último proyecto literario, me regala Piedras, un libro de Roger Caillois, publicado en Biblioteca de Ensayo de Siruela. Tiene un prólogo de Cioran que invita a leer más. Y en la dedicatoria con que se abre dice: “Hablo de piedras que siempre se han acostado al raso o que han dormido en su yacimiento y en la noche de las vetas. […] Expuestas a la intemperie, aunque sin honores ni reverencias, solo dan testimonio de sí mismas”.\r\n\r\n \r\n\r\nJueves 15 de diciembre\r\n\r\nMe gusta cuando son las 12:34. También las horas capicúa como las 23:32, las 15:51, las 12:21. También las 00:00. Veo cada número de un color. Me resultan muy divertidas esas combinaciones cromáticas.\r\n\r\n \r\n\r\nLa reunión de directores sobre el Fondo Social Europeo, aunque necesaria es bastante tediosa. Por suerte al mediodía me reencuentro con un amigo de Madrid, H., y su novia, C. Comemos en El Portal para celebrar el cumpleaños de H. e intentamos ponernos al día. Es difícil resumir un año, dos años, cinco años, en una comida y una sobremesa. Al final lo que pesa es la alegría de reencontrarse.\r\n\r\n \r\n\r\nComienza a llover.\r\n\r\n \r\n\r\nViernes 16 de diciembre\r\n\r\nPor la tarde, de camino a Murcia, la lluvia ocupa toda mi atención.\r\n\r\n \r\n\r\nTengo ganas de llegar, tengo ganas de estar a su lado.\r\n\r\n \r\n\r\nVemos la exposición del CreaMurcia Murcia, un certamen anual que promueve e impulsa la creatividad de los artistas de la localidad vecina. Me llaman la atención la instalación de Tatiana Abellán, “Fuisteis yo. Memoria líquida” en la que varias fotografías antiguas intervenidas se van evaporando y su tinta gotea en unos frascos antiguos de botica. El yo desvanecido.\r\n\r\n \r\n\r\n \r\n\r\nSábado 17 de diciembre\r\n\r\nA pesar de la lluvia, somos felices.\r\n\r\n \r\n\r\nVamos a ver Paterson la última película de Jim Jarmusch. Nos identificamos con él. Nos pensamos un futuro así de sencillo; sobre todo, pequeñas alegrías cotidianas.\r\n\r\n \r\n\r\nDomingo 18 de diciembre\r\n\r\nLlueve tanto que empieza a ser difícil. Recuerdo mi Erasmus en Milán y el eterno gris de su cielo de invierno. Vuelvo despacio intentando disfrutar también de esto.\r\n\r\n \r\n\r\n 

Comentarios

comentarios