‘Metáfora’ y otros cortos alicantinos en el Festival de Cine de Alicante

Los jóvenes cineastas alicantinos tienen su espacio en el Festival de cine de Alicante que cuida de dar visibilidad a los trabajos, en formato corto, que se realizan anualmente en nuestra provincia. El sábado, día once de junio, en los cines Panoramis, a las 17h. habrá entrada libre (hasta completar aforo) para ver ocho de estas obras fuera de concurso. De ellas, destaco especialmente tres propuestas: T.O.C., de Aarón Lillo, Ciberpunk Games, de Andrés Romero, y, especialmente, Metáfora, de Nicol Cerdá.\r\n\r\nT.O.C., el corto de Aarón Lillo es una historia sencilla contada de forma impecable, que denota la seguridad con la que este director se mueve en el lenguaje cinematográfico. Quizá sea esa limpieza narrativa lo más destacable de Lillo y, en este caso, el argumento de la cinta, del que no voy decir más, se podría decir que, incluso, le hace un guiño.\r\n\r\nUna obra mucho más arriesgada a nivel técnico es la de Andrés Romero, Ciberpunk Games, un corto basado principalmente en efectos visuales por ordenador: todo un ejemplo de cómo los jóvenes cineastas actuales compensan la carestía de recursos que requiere el rodaje de ciencia ficción, a cambio de muchas horas de trabajo y la dificultad de conseguir que los actores se metan convenientemente en su papel rodeados de pantallas de croma.\r\n\r\nmetáforaMención aparte merece Metáfora, la ópera prima de Nicol Cerdá, una joven de Orihuela, de formación autodidacta, que reluce como un espejo en mitad de la hojarasca audiovisual e invasiva que abusa de los efectos violentos para conseguir impactar en el espectador. Nicol trabaja con armas muy distintas como la reflexión, una imponente creatividad y un gusto estético elevado y, con todo ello, sale a flote este corto y una promesa cinematográfica que habrá que vigilar.\r\n\r\nSi hay algo que da al cine su sentido, y también su dificultad, es la capacidad de conferir vida a través de la tecnología, tratar lo humano a través de lo artificial. Por eso, la mayoría de propuestas no llegan muy lejos, se olvidan de abordar lo significativo, eso que solo surge de ahondar muy dentro de una misma y después, y quizá igual de difícil, hacer visible lo que ha estado oculto, sublimarlo, a través de un relato y la técnica audiovisual. Un compendio de cualidades que requieren reflexión, humildad y que resultan extrañas entre los jóvenes cineastas. Metáfora, el corto que dirige y guioniza Nicol Cerdá, no es un ejercicio de narrativa audiovisual para mostrar las destrezas técnicas. Es mucho más: un ejercicio de habilidades que no se enseñan fuera, sino acudiendo a eso de lo que la mayoría huye. La forma delicada en la que ese material cobra vida en este audiovisual termina de conformar un proyecto compacto y ejemplar. El teaser no le hace crédito, así que mejor ni lo veáis, id directamente a verlo en pantalla grande el sábado 11 a las 17h., en el Panoramis. Os sorprenderá.\r\n\r\n \r\n\r\n


Comentarios

comentarios