Cuando leemos determinadas noticias como, por ejemplo, “Turquía planea amnistiar a quienes tengan sexo con una menor si se casan”, “Conmoción en Colombia: una mujer empalada y violada”, “Acusada de relaciones ilícitas tras denunciar una violación en Dubái”, “Un hombre mata a golpes a su pareja en Palma de Mallorca”, o “El detenido por la muerte de la menor en Chella confiesa que la mató”, no nos queda sino preguntarnos… ¿por qué esta violencia tan ‘macha’?\r\n\r\nEn España, el total de víctimas en lo que va de año es de 86 mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas. Pareciera que la excusa para asesinar sea el amor, el amor roto, el amor que no soporta la libertad, el amor… pero lo que queda claro detrás de ello es que no sabemos amar.\r\n\r\nEl verdadero amor reconoce al otro/la otra, como una auténtica otra. Ese reconocimiento pasa por el ejercicio de la libertad, de la autodeterminación, de reconocer el cuerpo como un espacio privado e íntimo; así, algunas veces, en eso que llamamos “hacer el amor” se decida compartirlo con el ser amado.\r\n\r\nEl cuerpo de la otra no es propiedad privada, no es botín de guerra, no es objeto masturbatorio. La violencia de género es también trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual, mutilación genital femenina y, asimismo, las violencias sutiles, esas tan arraigadas que ya no parecen serlo.\r\n\r\n01\r\n\r\nCiertos comportamientos, actitudes, comentarios u omisiones son manifestaciones de la violencia de género; se sufre maltrato si tu pareja o expareja ignora o desprecia tus sentimientos con frecuencia; ridiculiza, insulta o desprecia a las mujeres en general; te humilla, grita o insulta en privado o en público; amenaza con hacerte daño a ti o a tu familia; te ha agredido alguna vez físicamente; te aísla de familiares y/o amistades; te ha forzado a mantener relaciones sexuales en contra de tu voluntad; te controla el dinero y toma las decisiones por ti; no te permite trabajar; o te amenaza con quitarte a tus hijas e hijos en caso de dejarlo.\r\n\r\nLa celebración del Día internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer es este viernes 25 de noviembre, pero debería ser todos los días. Sobre ello he reflexionado al decidir presentar mis “bodegones” en la Exposición colectiva sobre dicho tema, del Club Fotográfico de Alicante, en el Club Información, abierta hasta el 8 de enero de 2017.\r\n\r\nBodegón y naturaleza muerta suelen ir juntos, así que he querido trastocar la representación simbólica, artística y conceptual del bodegón y la naturaleza muerta, y ‘transposicionarlo’ en el cuerpo de la mujer para presentarla como naturaleza muerta que más me preocupa: la mujer. La represento con un maniquí rojo, rojo pasión, rojo sangre, rojo dolor…, para no tener que recurrir al maquillaje, a la herida ficticia o la imagen sangrante que inunda la prensa amarilla. En mis fotografías he querido reflexionar sobre diversos tipos de violencia: la mujer cosificada, la mujer asesinada, el cuerpo penetrado como objeto e incluso las femócratas… esas mujeres que teniendo el poder se olvidan de su esencia.

Comentarios

comentarios