Emprenden, luego existen

Una columna de Paloma Palazuelos