Alicante es un estado de ánimo

Una columna de Héctor Van Der Kamp